El Cambio Climático y la Gestión de Riesgos en la Infraestructura Vial

Gestión del Riesgo 03 de agosto de 2021 Por NGN
La planificación ante el Cambio Climático en la infraestructura vial como punto de partida de la Gestión del Riesgo.
foto-nota-a
Alud afectando la infraestructura crítica

Las carreteras son un activo clave para la Argentina. Conectan a los pueblos con los centros económicos, las personas con los hospitales, los niños con las escuelas y los productos con los mercados que facilitan el comercio. Un clima cambiante tiene muchas implicaciones para la conectividad vial de la  Argentina y el Cono Sur. El cambio climático conduce a un aumento en la frecuencia e intensidad de las inundaciones de las carreteras por aguas fluviales y superficiales; temperaturas más altas que causan daños inducidos por el calor en las superficies de las carreteras; Aumento de las inundaciones por aludes en la red de carreteras que causan daños en carreteras, puentes y alcantarillas. Los impactos del cambio climático en el sector vial provocan la pérdida de vidas humanas, aumentan los costos económicos para el país y, a menudo, provocan que las poblaciones rurales se vean aisladas de los mercados y servicios, con los efectos nocivos asociados a los ingresos y al bienestar rural.

Qué se podría hacer?

Hay dos opciones de adaptación que tenemos ante nosotros. La primera es continuar con normalidad y esperar que la capacidad institucional existente en las agencias viales, las especificaciones técnicas y los códigos de diseño sean suficientes para enfrentar los desafíos climáticos y meteorológicos futuros, aunque con la necesidad de un mayor presupuesto de mantenimiento. La segunda opción sería comenzar a introducir la adaptación al cambio climático en la planificación de la infraestructura del transporte por carretera, la toma de decisiones y el proceso de gestión de activos. Ahora hay suficiente información y datos para mostrar que la primera opción, “no hacer nada”, sería una opción cada vez más cara. Los costos asociados con una respuesta a desastres a corto plazo, así como los impactos en el desarrollo económico nacional de los cierres e interrupciones de la red de carreteras, están aumentando. Los costos de los desastres naturales aumentaron alrededor del 35% en el año 2019-20, provocando un encarecimiento de la logística, e incidiendo en el precio final de los productos comercializados.

Por tal motivo, el Senador Nacional Antonio Rodas, vicepresidente de la comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable viene desarrollando un proceso de articulación institucional con organismos públicos y privados en pos de avanzar en el desarrollo de capacidades y conocimientos que fortalezcan a los diferentes actores de la sociedad civil ante fenómenos ocasionados por el cambio climático.

NGN

Newsletter